sábado, julio 31, 2004

En el medio

En el medio es donde se comienza, en el medio de la clase en secundaria, en el medio, porque siempre el grupo de la derecha peleaba con el de la izquierda, y yo, o nosotros los del medio solo estabamos ahi, para mediar entre ambos grupos, para ignorarlos o para tomar ventaja de sus peleas. Me encontraba en el centro, en la neutralidad completa, en la nulidad completa. Delante mio estaba el cerebro de la clase, detras el coquero y el dealer. Y obviamenete, todos sacabamos un buen partido de la relación estudiantil. A nadie le importaba lo que nuestra clase hiciera, al fin y al cabo eramo los inadaptados, los outsiders, los excluidos. Los ultimos dos años nos relegaron al ultimo piso, donde no teniamos contacto con nadie más. Asi, los de abajo, los normales, los conchetos, los top podían sentirse seguros (aun cuando subieran en todos los recreos a comprar algo de yerba).
Esa es la vida que uno va aprendiendo, tratando de no meterse en la vida del resto y haciendo lo mejor que se puede con la propia.

jueves, julio 29, 2004

El principio

Comienzo esta historia porque no tengo nada mejor que hacer salvo sentarme y esperar. Escribo para no enloquecer o para no ahogarme en la desesperación. Soy alguien que solo puede ver todo lo malo que sucede en la vida, en su vida y nada puede hacer para cambiarlo.
Lo cierto es que de un tiempo a esta parte solo me han sucedido cosas malas, como si todo el universo se hubiese vuelto contra mi. Dicen que si tienes un corazon generoso y tienes alguien con quien compartirlo el resto no importa, pues no es verdad. Siempre hace falta dinero para poder salir un fin de semana, o para comer el resto del mes. A fin del año universitario siempre termino pensando en que podría haber hecho aun más, sobre todo al ver que aunque mi promedio general esta por sobre los 8,7 mis padres siempre terminan mirandome con cara de desaprobación. Y ni que hablar de mis experiencias laborales, de eso debería hablar algún día.
En fin, mi historia, como la de cualquier otro ser homano, no deja de ser patetica.